"El secreto está en saber escuchar esas voces dormidas"
Lucas Palafox, 1987

lunes, 16 de diciembre de 2013

VISIONARIO EN EL CORALIE

0 comentarios
          
    Tan sólo el joven Gabriel a bordo del Coralie, un único grumete en esta nave capaz de viajar en el tiempo, un tripulante capaz de contemplar escenarios para otros invisibles, donde bestias metálicas se sumergen silenciosas entre espuma de mar con la tripa cargada de marinos. Él dirige el navío, él explora los océanos, él alza la vista al cielo y lo adorna, si quiere, con enormes carruajes flotantes desde los que se observa la tierra, y se sueñan las estrellas. Es un corsario audaz, valiente y experimentado, pero sigue siendo un niño, y es precisamente por eso que al sentir la grotesca embestida le asalta el nerviosismo y corre hasta el telégrafo para solicitar ayuda. Pero en ese mundo solo cabe él, él y el agua que emana a borbotones, él y los tentáculos del cefalópodo atajando los ojos del mercante, él y el casco quebrándose bajo el intenso abrazo de su insumiso, él y su viaje en el tiempo, y su sueño a bordo del Coralie, y su insaciable sed de intromisión en una historia que no le pertenece, él, sólo él, solo. 
    Un instante, en medio de aquel caos oceánico y surrealista todo se detuvo en un instante. Un pequeño zumbido, una lejana abejera arañando el silencio vacío, suave, mientras desde la cubierta descendía ligada a un cabo una caracola suscitando algo en su interior, una voz aguda, casi imperceptible, un susurro. Gabriel acercó desconcertado el oído y entre el eco de las olas pudo percibir una voz que le decía: 

    - ¡Atienda Verne! Otra vez en las nubes…




domingo, 17 de noviembre de 2013

arO

2 comentarios

   Al cruzar el aro la fiera desapareció, así comenzó todo. Entonces el público aun lo suponía un juego más, un engaño a sus ojos inexpertos, un truco, fascinante e ilógico sí, pero un truco al fin y al cabo, para eso pagaron y por eso aplaudían. La cara del domador sin embargo reflejaba algo muy distinto, no daba crédito a lo ocurrido y quizás por eso seguía allí paralizado, como una roca, con el aro en alto y el látigo abatido en sus pies, como si aun esperara ver al animal aparecer al otro lado. Cuando el aro empezó a generar “la brisa” todo cambió. Al principió fue el látigo, más tarde taburetes, balancines y diábolos los arrastrados hacia su interior, pero fue al desaparecer la elefanta cuando el escenario se transformó drásticamente, y ya no se escuchaban aplausos sino gritos, la expectación se había disfrazado de caos y el espectáculo circense de tragedia universal. Todo cuanto había en la pista, en el graderío, en la carpa, fue succionado; animales y domadores, trapecistas y trapecios, la mujer y su barba, los payasos, los globos, el forzudo, los equilibristas, los malabares, las anillas, los asientos, la pista, la carpa, la música, los llantos, los gritos, el grito, todo. Todo excepto el domador que seguía allí, como esculpido en mármol, con el aro en la mano. En apenas dos horas la ciudad entera había sido devorada, miles de vidas desaparecidas en algún lugar de la inexistencia, cientos de viviendas reducidas a un paraje desértico, solitario, en el que sólo podía verse a un hombre sujeto a un aro. Pronto no le quedó más remedio que andar, buscar agua, alimento, ayuda, vida, no le quedó más que andar, andar, andar. Ciudades enteras absorbidas a su paso, bosques, personas, animales y plantas sucumbían ante el poder de aquel poderoso agujero, millones de años de evolución eran condenados a la extinción bajo la aterrada mirada de un solo testigo. Cuando todo desapareció poco pudo hacer el domador más que lamentarse, que odiar aquel arma destructiva que aun sostenía en su mano, poco más pudo hacer que maldecir su propia existencia en aquella tierra ahora inhabitable, poco más que soltar el aro.
   Entonces no hubo más sonido que el silencio, no hubo mas olor que la tierra ni más luz que la tiniebla, en aquel instante en el que todo fue calma solo se escuchó una voz. Al abrir los ojos la fiera aun le miraba, esperando la señal del látigo para saltar.




miércoles, 13 de noviembre de 2013

FALSIFICACIÓN

0 comentarios


Excalibur, la portentosa espada, seguía hundida en roca a la espera de su legítimo rey. Y pudo permanecer allí, olvidada, por cien años más, cientos de eras, incluso la eternidad misma de no ser por aquel chico. Y es que cuentan que al empuñarla una luz blanca descendió sobre el joven Arturo, una luz que no sirvió para detenerle sino para iluminar un nuevo sendero, un nuevo destino, su destino, por eso desoyendo las palabras del viejo búho no dudó en tirar de ella, liberándola de la piedra. Después no pasó nada. 
Pocos meses más tarde de este conocido hecho descubrieron que bajo la empuñadura aun dormía inerte la leyenda en letras doradas y más abajo apenas tres palabras que decían, made in china.



domingo, 27 de octubre de 2013

FragmentaDOS

2 comentarios

I

"El alma de un Sureño yace corrompida desde que nace hasta que muere por eso el negro es el color de su suerte. Este es el lema que rezan los Sureños en su espalda, es el código, la ley, su religión y jamás hubo nadie por el que hacer una excepción y eso es algo que llevan marcado no tanto en su cuerpo como en su sangre (...)"



II

"(...) Entonces no hubo más sonido que el viento, no hubo mas olor que la tierra ni más luz que la tiniebla, en aquel instante en el que todo fue calma solo se escuchó una voz (...)"


José Carlos Casado Castro. 


Los cuentos no son otra cosa que historias y como historias incluyen unos personajes deseosos de contarlas ¿verdad?, error, en mi opinión esa simplificada concepción de cuento no es del todo compartida y es en cuentos como el que hoy descubro apenas dos pinceladas donde reconozco la realidad de mi propia reflexión. Un cuento es mucho más complejo, no obedece leyes ni pautas, porque son historias con personajes que nacen, crecen, viven, se enamoran, matan y después vuelven a enamorarse y huyen y sangran y sufren y ríen y lloran para enamorarse de nuevo y así mil situaciones, mil sentimientos, millones de vidas, millones y millones de secretos. Y quizás todo se reduzca a eso, los secretos, y el poder que ejercen sobre todas nuestras vidas, porque un secreto es mucho más poderoso que una vida, incluso que varias, tanto que las maneja fácilmente,  las aflige , las retiene y las perturba llegando a negársela a quienes no son capaces de soportarlo, el mundo entero obedece a la voluntad de sus secretos. Estoy seguro de que eso mismo me ha ocurrido con este cuento, el secreto que guarda es tan poderoso que lo mantiene preso ocultando su historia, sus personajes y mis palabras, pero me siento triunfador por haber robado dos de sus fragmentos y guardo la esperanza de volver hacerlo en otra ocasión, en otro tiempo, quizás, en otro lugar porque hasta la  más vieja de las historias anhela ser revelada.











domingo, 13 de octubre de 2013

LOS ANTIGUOS

2 comentarios
    
     Podrían coger tu cuerpo, fotocopiarlo, esculpirlo en roca, mármol o cera, recrear la copia más exacta jamás imaginada y sin embargo, no serías tú. Porque no somos el envase sino el contenido, estamos hechos de historias dispuestas a ser transmitidas y eso queda reflejado en todo cuanto hacemos, todo cuanto decimos, a cada expresión, a cada palabra porque somos el reflejo latente de nuestros antiguos. Ahora soy yo el que escribe pero he logrado comprender que muchos son los que dictan desde atrás, que estas manos que ahora reposan sobre el teclado son las mismas que hace cuarenta años ordeñaban el ganado en la cuadra de una pequeña aldea no muy lejos de aquí y que como mis pecas, son memoria de mi madre. Que mis ojos son guía como los fueron los ojos de mi padre y que en ellos queda impregnada la confianza de mi abuelo al caminar. La vida no acaba en la muerte, nadie puede hacer desaparecer el agua de un vaso rompiendo el cristal que lo guarda porque al igual que pasa en la vida, el contenido permanece. Se que es fácil hablar, incluso más escribir sobre la resistencia al miedo que la muerte irradia, pero quizás sea ella la que algún día te demuestre mis palabras. No es sencillo ver a tu abuela sobre un lecho de flores, rodeada de coronas que rezan mensajes de despedida, oculta tras un rostro inmóvil, falta de esa sonrisa que antes la llenaba de luz, pero si de verdad crees en lo que te revelo aquí, si de verdad haces caso a la sinceridad de mis palabras entenderás como yo que ella aun sigue aquí y fue al sentir la mano de mi padre sobre mi hombro cuando tuve la certeza de que nunca se iría, estamos hechos de historias y allí estaba él para atestiguarlo, igual que sus hermanos y sus nietos también repletos de ellas, dispuestos todos ellos a revivirlas, dispuestos a continuarlas, porque una familia se construye sobre el pilar de sus antiguos. 

     Mi abuela hace semanas que se fue pero permanece en mis vivencias, tan nítida como el lunar que adornaba su frente.



miércoles, 9 de octubre de 2013

CARTA DE DESPEDIDA

1 comentarios
    
         Si como gato es porque me gusta su carne, y punto. No tengo nada en contra de ellos. Reconozco que aterrizar en el Zoo la víspera de su cincuenta aniversario no ha sido algo de lo que me sienta orgulloso. Tampoco de matar a todos sus animales, incluido el que llevaba uniforme de seguridad. Pero si hubieseis visto sus caras, si al menos hubieseis tenido la ocasión de escuchar sus gritos, entenderíais que esta era la única manera que existía para liberarlos. Eso sí, de lo que no me arrepiento es de disparar a los enanos que se escondían, y sospecho que aún lo hacen, en la finca contigua. Tampoco de esos perros que envenené, porque de no haber llegado yo para mitigar su angustia, habrían acabado en las fauces del cocodrilo que guardaba en su bolsillo el anciano que dormía en la garita. 

     Queridos doctores os he dejado esta carta sólo para deciros que el único acto de locura que he cometido ha sido el de estar todos estos meses interpretando el asqueroso papel de un personaje que sólo vosotros queríais ver, y que esa cordura que tanto elogiabais no era más que una farsa siento deciros que os he ganado, os he engañado a todos.

     Supongo que ahora mismo estaréis muy cabreados, que saldréis a buscarme por las calles de toda la ciudad con el único objetivo de enmendar vuestro error, de devolverme a esa jaula, pero os diré algo, no volveréis a verme nunca más, en estos momentos estoy camino de la torre, llegar será cuestión de minutos y una vez allí subiré a lo más alto, entonces sólo habrá tiempo para despedirse de esta ciudad de mierda en la que vivís, pienso volar con el primer soplo de aire fresco que acaricie la veleta, y en esa misma dirección, porque eso es otra cosa que nunca os dije, también soy un pájaro.



Figura de César Rodrigo "Figurativas en Red"

miércoles, 28 de agosto de 2013

LA PULGA Y EL DRAGÓN

0 comentarios

En las barbas de un dragón vivía una pulga cuentacuentos.

   Le chiflaba inventar historias 
de pulgas que vivían en las barbas de un dragón. 

Pero en el fondo ella sabía que no existían los dragones y mucho menos,  
pulgas capaces de contar cuentos.




Pulga en un tachón.


domingo, 4 de agosto de 2013

EL JUEGO DEL ÁNGEL

0 comentarios
Mi sobrino me ha vuelto a esconder los zapatos. Se divierte haciéndome creer que los he perdido, pero como yo sé que es un juego, su juego, al encontrarlos me finjo extrañado, y con la boca bien abierta miro a ambos lados mientras escucho su risa bajo la cama. Cada vez que me visita trae algo nuevo con lo que entretenerse; hay días que me apaga la luz mientras estoy en la ducha y tengo que salir a encenderla lleno de espuma; cuando se queda a dormir siempre pone la radio a media noche para hacer después como si nada hubiese pasado; y los días en los que no se le ocurre algo diferente, simplemente se dedica a llamarme desde el dormitorio para esconderse a mi llegada. Me ha dicho mucha gente que no le siga el juego, que lo ignore, pero qué voy hacer yo, soy su tío, desde aquel lejano día en que nació, desde aquel maldito día en que murió

miércoles, 31 de julio de 2013

CUENTOS FUGACES (I)

0 comentarios


_Érase una vez una princesa muy fea. MICRO CUENTO


_Creía sentir mariposas en el estómago, pero solo eran gases. FALSA ALARMA


_De mayor quería ser aviador, por eso saltó por la ventana. VOCACIÓN


_Escribiendo en hojas de tabaco consiguió que consumieran sus historias. IN FUMABLE


_No contaba ovejas para dormir los días de luna llena. HOMBRE-LOBO


_Decía ver el futuro entre los avíos de un puchero. LA TRETA DEL MENDIGO


_No era de amor aquel cruce de miradas. ESTRAVISMO


_Huir era su deporte. EL HAMSTER


_Guardaba todo lo que leía. DIÓGENES


_-Tiene forma de niño pero solo es un trozo de madera señor Geppeto-. Dijo la criada mientras encendía la chimenea. 


_Tumbado en el fondo de la piscina recordó que no sabía nadar.


_No sabía escribir, por eso vivía las historias aquel loco.


_Solía mirarme raro, por eso asesiné al maldito pez.


_Un motorista se le metió en el ojo al pobre mosquito.


_- ¡Al fin libre!- Gritó la cabra mientras caía del campanario.



martes, 16 de julio de 2013

AISLADOS

0 comentarios
    El tiempo había corrompido las estrechas cabezas de aquellos enanos incomunicados y desprovistos de placeres.

    El extenuante trabajo en la mina no había hecho más que acentuar cruelmente un hambre que se hacía insoportable, hambre que oscurecía el alma de unos seres perturbados que ya no cantaban, no silbaban, no hablaban. Hambre, allí todo se reducía a hambre. Dios sabe que no me quedó más salida que someterme a sus esquizofrenias, que tumbarme inerte en esa urna de cristal como un reclamo, sobre un lecho atestado de flores embusteras mientras, paralizada por aquellas miradas dislocadas, los veía retroceder sobre sus pasos, sigilosos, quebrados, hasta quedar ocultos en el bosque.

    Unos labios húmedos me despertaron de aquella pesadilla, tacto sedoso de una caricia que logró despertar un suspiro dormido bajo mi piel, por fin un haz de luz entre tanta tiniebla, pensé. No dude en descubrir su rostro y aliviada abrí los ojos. Tras el príncipe los enanos se acercaban sobre pasos sordomudos, como animales, ansiosos, irracionales.

    Hasta sus tendones mascaron aquellos salvajes.




Garabato en un pequeño trozo de papel, nacido del bosque.



jueves, 11 de julio de 2013

AMOR ENTRE LÍNEAS

0 comentarios

Esta es la historia de un amor clandestino, fraguado entre los ciclópeos muros de la universidad vieja. Un amor eterno que el tiempo vistió de fugaz, en un simple recuerdo de papel. Quizás fue que él ya no tenía más palabras que regalarle lo que la llevó a poner punto final, a pasar página, a entregarse a muchos más. 
Lo cierto es que nunca fue mujer de un solo libro. 

Este cuento ha resultado ganador de un 2º premio en el Concurso de MicroRelatos organizado por la Universidad de Alcalá de Henares, Madrid.

jueves, 4 de julio de 2013

POR UN INSTANTE

0 comentarios

 “Seamos girasoles”, dicen, y pasan la mañana en la colina, silenciosos, admirados, acogidos por la caricia de los tibios rayos de un sol cambiante. Solo ellos saben que nada de eso les puede ofrecer el hombre adulto, nada que pueda ayudarlos en su afán por escapar de un mundo gris, absurdo, nada que no haya sido corrompido antes, nada que calme un alma en construcción como es la de un niño, por eso huyen de él y buscan en la naturaleza desnuda de mentiras, un nuevo instante donde vivir. “Seamos caracolas”, sonríen, y descienden hasta la playa, para tumbarse en la tarde sobre la arena, relajados, serenos, acunados por la apacible melodía de unas olas invisibles. No hay sonido ni aroma comparable en su ciudad. No hay nada ya que les incite al regreso. Por eso, cuando cae la noche, no dudan, no quieren volver y deciden escapar. “Seamos estrellas”, celebran, y estiran sus brazos hacia ellas, inútiles, angustiados, atrapados inexorablemente, en ese mundo gris del hombre adulto.


Este microcuento nace de una pincelada encontrada en un artículo de la revista Kokoro y cuyo autor es Antonio F. Rodríguez. 
Os animo a echar un vistazo o mejor dicho una lectura al artículo,  a veces puede ocurrir que de un instante, surja una historia.
http://revistakokoro.com/lalenguatetienta.html

jueves, 13 de junio de 2013

TRASTORNADO

1 comentarios


La sirena cautiva vomita pulpos de siete patas en la taza del váter sin saber que más allá del bosque, el minotauro guía ratones hacia una exultante casa de chocolate. Una casa habitada por un lobo rancio que ajeno a todo, talla maltrechos cerdos de madera que cobran vida al llegar la media noche.

En la mente de aquel viejo librero hace tiempo que todo está trastornado, pero eso a él parece no importarle pues sonríe inocente, mientras ofrece una copa de Brandy a su vieja amiga Momo. 


Microcuento presentado al concurso semanal organizado por Escuela de Escritores llamado: Relatos en Cadena. Esta semana el relato debía comenzar con la frase:  
La sirena cautiva vomita pulpos de siete patas en la taza del váter
Os animo a participar en este concurso pues creo, es muy buen ejercicio.

domingo, 26 de mayo de 2013

EL PASTOR DE HIENAS

2 comentarios


El horizonte ondeaba como un espejismo, tras un océano pardo de pasto seco y acacias dispersas. Siluetas de gacelas se dibujaban en la distancia de aquel lugar primitivo.  Carlota agarró el brazo de su esposo que la besó en la frente mientras avanzaban despacio tras los pasos descalzos de Abdou. Le seguían en silencio, observando un sol que latía tras la sabana, el mismo que adornaba los folletos de la agencia de viajes, el corazón de África, un sol rojizo como el color de su tierra, como las pinturas que adornaban el rostro del guía, como su túnica, rojo como la sangre de su pueblo. Abdou se detuvo al pié de la planicie, más allá de la meseta, en el límite de la tierra yerma, y alzando su vara hacía el muro de matorrales que se abría ante ellos,  les dijo:





-                          Será esta nuestra última parada y creo la más especial. Os mostraré un lugar sagrado para mí. No quiero que este viaje acabe sin la marca de este pueblo, de mi pueblo. Sin saber la realidad de su pasado y su presente, sin conocer el causante del color de esta tierra, sin sentir el clamor de sus canciones y que son sinónimo de lucha y sufrimiento, del batir de los  tambores que nacen de la tierra africana y que no olvidan, como no olvidan los ojos de sus hijos. Y es que no hace mucho, que en el corazón de esta zona boscosa había una aldea en la que siete familias vivían. Un lugar en el que padres enseñaban a sus hijos a cazar, como sus padres lo habían hecho con ellos, y los padres de sus padres anteriormente.  Pero ya sabéis que esta es una tierra rica, que el dinero corrompe todo cuanto toca. El hombre occidental llegó para exterminar este pueblo, para matar  otro hijo de África.- Abdou hizo una pausa para ahogar sus palabras, un silecio vestido de suspiro, más denso y pesado que su propio cuerpo. Ycon la mirada enterrada en lo más profundo de aquel  basto matorral continúo diciendo.- Hay una antigua canción que habla de un niño nacido del fuego, olvidado entre chozas en llamas y acunado en el vientre de un baobab centenario a pies de la meseta. Un niño que creció entre fieras y al que llaman el Pastor de Hienas.- La pareja lo observaba sobrecogida, entre cruces de mirada y crudos silencios que rezaban a un pueblo mutilado, al fatídico final de un sinfín de generaciones disipadas, erradicadas por la codicia de un mundo envenenado de sí mismo, excedido de soberbia y olvidado de sus raíces.

-                          ¿Es real la historia de esa canción?- Carlota reflejaba en sus ojos la angustia y el desamparo de una historia llena de sollozos y orfandad, estremecida en la idea de un niño desatendido, arropado por un hábito que solo olía a muerte y desesperanza.

-                          No.- Contestó seco, con la mirada aun fija en el interior de la franja boscosa, oculta entre la negrura alimentada por un sol que se escondía tembloroso entre el pastizal.- Pero… ancianos del lugar cuentan, que hay noches en las que se deja ver, deambulando entre restos del que antaño fuese su pueblo y donde oculta una jauría de hienas hambrientas, dicen que las bestias se acercan a su cuerpo y le reconocen en la noche entre estremecedores gemidos que ruegan a los muertos y que las  alimenta, con personas vivas. Aseguran que es él, el Pastor de Hienas. Abdou volvió la cabeza hacia los recién casados y tendiendo su mano hacia la maleza concluyó. - Bueno, esta es mi tierra, y estas, las historias que la pueblan. Ahora os mostraré las cenizas de mi pueblo…



Y entonando una vieja canción el guía se adentro en la espesura de donde emanaban sonidos de tambores de la tierra, mientras en la oscuridad del matorral, despertaban destellos ovalados y risas sordas de venganza.





Hijo de África nacido de la luz,

no olvidas tu pueblo, no olvidas tu tierra.

Hijo de África, no olvides tu tierra…



África te protege, porque es tu madre

África te acuna porque tú eres África.

Tú eres tu tierra, tú eres tu pueblo,

Tú eres fuerte África, África, África…



Tu eres África y vives en sus criaturas

Tu eres África  y vives en sus raíces.

Hijo de tu tierra sus seres te protejan

Pastor de hienas no olvides tu tierra.



Hijo de África nacido de la luz…


miércoles, 17 de abril de 2013

LA NOCHE

0 comentarios


1

Me abrazo inútil a un cuerpo frío y agotado,

nervios helados que se enredan bajo mi piel,

como nido de serpientes.



Escucho el silencio muerto que se expande,

poco a poco, hueco, enfermo.



Un espectro mora,

oculto,

tras húmedos muros de cal,

que cala la carne,

y corroe suavemente los huesos.



Y es sólo al sentirme en una punzada,

cuando me reconozco,

vulnerable,

sobre roca desnuda,

intentando respirar.




2

ENTRE SUEÑOS vuelves,

silente,

calma,

tierna y cálida,

tanto que,

te siento cerca,

muy cerca,

como antes,

observándome,

y me empapo de ti

de tu piel,

de tu mirada

piadosa,

de tus labios,

salados,

como las despedidas.




3

Y AL DESPERTAR,

tú,

permaneces,

en mis sentidos,

amor,

en mis sentidos.



Ahora temo ser,

yo,

un recuerdo roto,

una barca

varada,

en arenas del pasado.



Ya en la mañana nacen,

auroras que anuncian mi destino,

corsario de una nave a la deriva.

Y busco el norte,

mi norte,

entre las luces del alba.

martes, 9 de abril de 2013

SUPER-SUPERHÉROE

3 comentarios

    Déjeme que les hable de alguien tan extraordinario que no he encontrado en toda la literatura héroe o villano capaz de hacerle sombra. Pero antes debo pedir perdón por la insolvencia de mis palabras pues, ¿ acaso es posible describir un paisaje sin faltar a la realidad de su belleza?, ¿es posible explicar un sentimiento sin tener la sensación de no haber arañado siquiera la superficie de su verdadera percepción? Eso es lo que me ocurre exactamente al presentar una persona tan especial, que no encuentro palabras.

    A vista de cualquier ser humano puede parecer una persona muy normal , pero no para un ojo experto como el mío. Te diré que es imposible descubrir su identidad si no consigues ver con la mirada correcta, con ojos de niño, al menos ese es mi secreto. El hombre del que os hablo es fuerte, y duro, como una roca, mas bien como una roca dentro de otra roca. A veces recuerdo el día en el que choqué con él, cometí el error de interponerme en su camino cosa que no debéis hacer pues lo más normal es que acabéis en el suelo como yo, pero fue en ese instante cuando comprobé que estaba hecho de acero. Aun me acuerdo que por aquellos años al ver los cuatro fantásticos me reía de La Cosa, ese personaje calvo y amarillento hecho de piedra, pobre diablo, era ridículo que le hiciesen pensar que era el más fuerte del mundo, después de todo yo mismo conocía a alguien mas duro que él. Luego encontré un villano que era muy bravo y testarudo, el Capitán Hook, ya sabéis, Garfio. Podría ser un buen candidato pero lamentablemente, de quién yo os hablo también lleva un garfio y para desgracia de Hook es mas bravo y testarudo que él, además de ser de acero como ya os conté. No son estos dos a los únicos héroes a los que ha desbancado y es que, abran bien sus oídos, este personaje es más hábil en la noche que el mismísimo Batman, sutil y sigiloso en la oscuridad, temiblemente paciente en la espera pero muy decidido en la acción. Intuye todo a su paso esquivando el peligro antes de encontrarlo, como Spiderman, que digo como Spiderman, mejor, tiene un sexto sentido que riase el arácnido. Si, ya sé lo que estáis pensando, no es un héroe si no vuela como Superman. Pues os diré que tengo la suerte de hablar con él a menudo y aun me quedo sobrecogido cuando me lo cuenta. Fue durante una explosión hace muchos años y si no es porque escapó volando no estaría aquí. Es algo que él jamás olvidará y es que se le quiebra la voz cada vez que me lo cuenta, pero es un superhéroe y al segundo se recompone, alzando su escudo, su sonrisa.

    No se si conocéis a alguien así, este en concreto es mi superhéroe favorito, ni mejor ni peor que el vuestro simplemente es mi preferido, es mi abuelo, Carlos José Casado. Ahora yo llevo su nombre y es eso lo que me hace sentir tan especial, al menos, como un aprendiz de héroe.


Fotografía de mi abuelo, Carlos José Casado Guedo, SUPER-SUPERHÉROE.





















     Antes de nada me gustaría decir que este es un texto más personal, pues es dificil para cualquier lector del blog comprender muchos de las alusiones que se hacen en esta entrada ya que no conocen a la persona a la que se está refiriendo, es decir a mi abuelo. No obstante no viene mal una pequeña reseña de un dato más que relevante.

     Carlos José Casado Guedo, mi abuelo, tiene 84 años y es natural de Obejo, Córdoba. Nació el 3 de noviembre de 1928. Fue en está localidad del Valle del Guadiato donde sufrió un grave accidente. Ocurrió durante una jornada de trabajo durante la ampliación de la Cooperativa Olivarera San Antonio Abad, fundada el
7 de septiembre de 1958. El día parecía presagiar la tragedia pues la tormenta y el vendaval no eran los mejores aliados para trabajar con materiales tan delicados y altamente explosivos. Pero en aquellos años el trabajador no era más que una herramienta y la seguridad laborar inexistente para personas que como mi abuelo, tenían que trabajar de sol a sol y sin asegurar para poder llevar un jornal a casa. Nefastas condiciones meteorológicas para transportar explosivos, algo que no impidió a su superior mandar a mi abuelo junto a su primo a recoger los fulminantes que guardaban en una vieja caseta de madera. No me pararé a culpar a los responsables de este accidente porque es este un espacio dedicado a mi abuelo así diré que, "la mala fortuna" quiso que al transportar la caja de fulminantes, 100 explosivos,  le estallaran en las manos.  El estallido lo lanzó 10 metros, y le dejó sin dedos en su mano izquierda y con uno de ellos en la derecha. También quedo ciego. 

   Pero la vida es mucha más ganancia que todo lo perdido, y el lo sabía, así que con más fuerza siguió adelante, crió a sus tres hijos y disfruta de cada momento junto a su esposa, mi abuela, Ángela Gracia Cano. Por eso es un SUPER-SUPERHÉROE.

RELEE EL CUENTO, Ahora ya sabes más sobre su protagonista.

sábado, 30 de marzo de 2013

LEYENDA DE SIERRA NORTE

3 comentarios
      Esta es una vieja leyenda que antaño contaban los ancianos de la provincia y que ahora cayó en el olvido, encerrada en la memoria de los que perecieron, injusto destino para este alma varada en el tiempo.
  
    La leyenda cuenta la terrible historia de Manuel Infante, un chico perdido en la espesa niebla de la serranía andaluza, entre encinas y jarales, en el profundo corazón de la Sierra Norte. Jamás se supo de él. Pero no se os ocurra pensar por un solo instante que fue abandonado por su familia pues os puedo asegurar, que aun resuenan en el bosque los chillidos desesperados de una madre lacerada, gritos que por entonces impregnaron la madera de los centenarios y que aun permanece en la tierra y en las rocas y en el agua y en las plantas y en las raíces bajo ellas. Y es que fueron tres años, tres largos años los que buscó a su hijo sin más hallazgo que su ausencia. Decían que al no poder encontrarlo decidió morir, para seguir su búsqueda al otro lado. Tan solo su gorra, y un libro, en el interior de una mohosa cabaña olvidada entre maderas muertas, hongos y enredaderas. Nada más se supo de él tras décadas de incertidumbre. La leyenda cuenta que en ocasiones la montaña se oculta entre la niebla para que aquella madre huérfana de corazón, vuelva en busca de su hijo, durante las primeras luces de la luna nueva, entre encinas y jarales, en el profundo corazón de la Sierra Norte.

     Se que no creerán esta parte porque es difícil entender lo que no se percibe por los sentidos, pero no les quedará más remedio que hacerlo. Era aquel libro que encontraron junto a la gorra el causante de su desaparición pues es este un libro maldito, una cárcel de papel más poderosa que cualquier otra de acero u hormigón. Y tal es su poder que solo basta con posar la mirada en una de sus páginas para quedar encerrado en él una eternidad. Sin embargo existe una forma de ser liberado, tan solo un prisionero ocupará el lugar de otro prisionero; un lector a cambio de otro.

     Recuerda amigo esta leyenda dormida pues hoy, cobra vida. Lamentablemente son ahora vuestros ojos ávidos los que revelan su secreto, eres tu, el que queda atrapado entre sus versos.

     Ya voy mamá.
Safe Creative #1303304855437

domingo, 17 de marzo de 2013

...

1 comentarios
Soñaba con flamencos para dormir entre nubes.

                                                                                               Foto tomada en la laguna de Fuente de Piedra, un lugar increíble.

Safe Creative #1303174787333

lunes, 11 de marzo de 2013

"SOBRE GUSTOS..."

2 comentarios

Aquel día, durante el café, surgió una de esas preguntas personales, íntimas.

-¿ A vosotros dónde os gusta hacerlo?- Preguntó uno.

- Pues la verdad es que me considero bastante impulsivo, me gusta hacerlo en cualquier sitio, sobretodo, intento no dejar pasar ninguna oportunidad- Contestó el primero.

- Ah, yo no, yo soy más romántico. Tengo que hacerlo en mi dormitorio, de noche y arropado por la tenue luz de una vela.- Afirmó el segundo.


El último, el mayor de todos, respondió tímido:

-Pues yo, jamás lo he hecho...


Este, devorado por las miradas de asombro de los anteriores terminó diciendo:

- ¡Sí, lo reconozco, nunca he escrito!

  Safe Creative #1303114758201